Una oportunidad para la democracia

Gerardo Távara Secretario general de la Asociación Civil Transparencia.

Para participar en la competencia democrática es indispensable contar con normas adecuadas que garanticen la libertad y la representatividad de los actores. Los actores son, entre otros, los partidos políticos, alianzas electorales, movimientos regionales, candidatos y, por supuesto, los electores.

El JNE y la ONPE han propuesto actualizar tanto las normas que definen la competencia electoral, como las que regulan a las organizaciones políticas, sus atribuciones y responsabilidades. Con la propuesta de un Código Electoral y una nueva Ley de Organizaciones Políticas se ha abierto una oportunidad para fortalecer nuestra democracia.
La oportunidad es propicia, pues estamos todavía a una distancia prudencial de las próximas elecciones. Faltan poco más de dos años para las siguientes elecciones regionales y municipales, y cuatro para las presidenciales y parlamentarias.
Por tanto, podemos abordar los temas sin el apasionamiento que se genera normalmente cuando las candidaturas y campañas están en curso. Es destacable, pues, que el Congreso haya constituido un grupo de trabajo que tiene el especial encargo de evaluar las propuestas de reforma política y electoral.
En la agenda están temas esenciales como los requisitos para el reconocimiento y vigencia de partidos, movimientos y alianzas, pero también la valla electoral para acceder a los cargos de gobierno y representación.
Es importante también retomar el tema de la democracia interna de las organizaciones políticas y la transparencia de sus finanzas y gastos de campaña, incluyendo el financiamiento público.
Un sistema político incluyente requiere de partidos que se renuevan con la participación de jóvenes y mujeres, así como de cuotas que pueden complementarse con la alternancia en las listas electorales. La agenda es más amplia; esto es solo una muestra de lo que podemos y queremos mejorar.
En Transparencia asumimos una vez más la responsabilidad de propiciar consensos y ampliar el debate mediante foros y reuniones con dirigentes nacionales de los partidos, congresistas, especialistas y líderes de opinión. Nuestra tarea es también descentralizar el debate, incluyendo a los movimientos regionales que hoy dirigen la mayoría de gobiernos regionales, así como a dirigentes departamentales de los partidos políticos.
Las reformas han de recoger las opiniones y propuestas de grupos que en las últimas décadas se han hecho espacio y revitalizan la política peruana: mujeres, jóvenes, indígenas.

http://www.elperuano.pe/edicion/noticia-una-oportunidad-para-democracia-...

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato